lunes, enero 09, 2017

Cuba: El privilegio de ser madre

Las Tunas: Esta provincia en el 2016 reportó una tasa de mortalidad infantil de 4,1 fallecidos por cada mil nacidos vivos y no se lamentaron muertes maternas, resultado que premia el talento y la entrega de los profesionales de salud en el territorio

A las 2:20 de la madrugada del 25 de septiembre del 2016 se escucharon el primer llanto de Fabianne Lucía. Nada sorprendente para quienes a diario son testigos de tantos alumbramientos. Sin embargo, Olga Lidia, la madre de la pequeña, no borra de su memoria aquel sonido que le devolvió las esperanzas. ¡Su niñita estaba viva!
"A las 27 semanas comencé a expulsar líquido y me hicieron cesárea. Los médicos me habían explicado los riesgos para la bebé, por eso al escucharla gritar me dije: nació con vida. Tan solo pesó 950 gramos y fue trasladada de inmediato a Neonatología, donde pasó casi un mes ventilada".
Aunque ya han pasado algunos meses no logra contener las lágrimas. "Estoy con mi niña gracias al esfuerzo y al desvelo de todo el equipo. No encuentro la manera de mostrar mi agradecimiento". Entonces, mira a la pequeña dormida sobre su pecho y le regala una tierna sonrisa. Es un momento mágico, solo de ellas, madre e hija unidas por amor.
Los protagonistas de la felicidad que hoy goza Olga Lidia son también responsables de la alegría de muchas otras féminas en esta provincia. El recién concluido calendario registró cinco mil 919 nacimientos, 701 menos que en el 2015 y una tasa de mortalidad infantil de 4,1 por cada mil nacidos vivos en menores de un año.
Las principales causas de muerte en ese grupo de edades fueron las complicaciones del parto pretérmino, malformaciones genéticas y afecciones perinatales.
Resultados que traducen diariamente la dedicación y el sacrificio de muchos profesionales desde los consultorios médicos de la familia hasta los servicios hospitalarios, con la intervención decisiva de la Maternidad Provincial, la sala de Cuidados Perinatales, Obstetricia, Parto, Neonatología y la Unidad de Cuidados Intensivos.
REENCONTRAR EL CAMINO
Neonatología Las TunasDurante el 2016, el Programa Materno Infantil (PAMI) en Las Tunas replanteó sus estrategias. "Se fortalecen los grupos básicos de trabajo y los equipos básicos de salud para transformar problemas en la población como los embarazos en la adolescencia, en mujeres añosas y en otras con períodos intergenésico cortos, así como controlar a quienes en edad fértil padecen enfermedades crónicas o infecciones de transmisión sexual", explicó la doctora Osmara López Borrero, jefa del PAMI.
La integración de los factores cosechó buenos frutos. Se reforzó el quehacer en los hogares maternos y en toda la red de genética.
"Estamos abordando las cuestiones con el riesgo preconcepcional, que no significa limitar la natalidad, sino modificar los factores de riesgo causantes de complicaciones como los nacimientos con bajo peso, el parto pretérmino y la morbimortalidad materna", refirió la especialista.
El PAMI también tiene el reto de aumentar la natalidad. Para ello, es preciso la planificación de los embarazos y la disminución de los abortos y las regulaciones menstruales. No pocas veces esos procederes son utilizados como métodos anticonceptivos y afectan la salud reproductiva de la mujer.
"Tenemos un centro de reproducción asistida, en el que se atienden más de 200 parejas infértiles, que por diferentes motivos no han podido concebir un embarazo".
En esta provincia aumenta el número de cesáreas primitivas, razón por la cual se decidió discutir en colectivo los diferentes casos; que no sea la opinión de un galeno, o de un solo equipo de guardia. "Se trata de buscar varios criterios para realizar las cesáreas necesarias, teniendo en cuenta todos los peligros que representa a la madre y al feto no nacer por vía transvaginal."
POR AMOR
Osmara López BorreroEl mayor logro del pasado calendario fue reportar una tasa de mortalidad materna en cero. No se escatimaron recursos materiales ni humanos para atender a las pacientes graves. La comisión de atención a la materna crítica actuó de manera oportuna con diagnósticos certeros.
"Hemos recibido talleres, diplomados y cursos a nivel nacional e internacional en la neonatología y obstetricia que nos otorgan un nivel científico superior. Además, se logró completar tres especialistas por equipo e incrementar el número de residentes para dar un mejor tratamiento a la población", comentó Níyima Corps Agüero, subdirectora de la Maternidad.
"Nuestra intención es lograr empatía entre el médico y el paciente, y reforzar la comunicación para responder de manera oportuna a las inquietudes e insatisfacciones. Igualmente debe prevalecer el respeto hacia el personal médico", acotó.
En la sala de Neonatología del hospital Guevara, no falta el deseo de mejorar la calidad de la asistencia. Aquí son atendidos niños de un peso inferior a los mil gramos y prematuros extremos por debajo de las 28 semanas de edad gestacional.
Ana Nastia Tamayo Ortiz, jefa del servicio, expuso que el pasado 2016 se caracterizó por la alta morbilidad, asociada con la prematuridad extrema, las infecciones de inicio precoz, transmitidas por la madre al bebé, y otras complicaciones. "También hemos tenido niños con infecciones adquiridas en la comunidad. Muchas madres administran infusiones a los pequeños y ello provoca graves daños. Recomendamos la lactancia materna de manera exclusiva hasta los seis meses de edad."
Y agrega: "Todo lo que hacemos es por amor. La atención no culmina cuando se van a sus hogares, una vez egresados se rehabilitan en la consulta de neurodesarrollo hasta los 5 años para reincorporarlos a la sociedad con mayor calidad de vida".
Inalvis Fonseca, enfermera con 20 años de experiencia en la Neonatología manifestó: "Nos satisface entregar a un niño saludable a sus padres porque es la verdadera muestra de que valió la pena el sacrifico y las noches de desvelos junto a ellos. Interviene todo un equipo desde el especialista hasta el personal de limpieza. Permanecemos más tiempo en esta sala que en nuestra casa y duele mucho cuando algo sale mal, lloramos la pérdida junto al familiar", comentó
La terapia intensiva del hospital pediátrico Mártires de Las Tunas, es otra de las fortalezas del PAMI. Los indicadores siempre son muy favorables y exhibe un índice de supervivencia de un 97 por ciento. El prestigio de esta sala –incluso a nivel de país- es resultado de la abnegación y entrega incondicional de sus trabajadores.

Doce meses quedan atrás, pero no la posibilidad de la superación. En este 2017 el desafío se multiplica para quienes tienen en sus manos el compromiso de salvar vidas. El talento, la responsabilidad y la dedicación son puestos al servicio de las familias. Es una obra siempre perfectible que no admite descansos; de ello depende la felicidad en muchos hogares y el futuro de la nación.

No hay comentarios.: