Herramienta para la acción

El general de ejército Raúl Castro Ruz, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros y primer secretario del Partido Comunista de Cuba, expuso en el Vll Congreso de la organización política, que los documentos emanados de esa histórica cita: acuerdos, resoluciones... no serían engavetados, pues constituyen una herramienta de acción permanente para la labor cotidiana en la edificación de nuestro sistema social.

Y así ha sido la realidad tras la celebración de la reunión más importante de todos los cubanos, porque la discusión en la base de los principales impresos se ha convertido en un gigantesco congreso que día a día enriquece su contenido a partir de los nuevos aportes hechos y la aprobación de los contenidos como una pieza de primordial importancia en la continuidad de la construcción socialista, sobre la base de su sentido teórico-práctico.
De cuanto se está discutiendo actualmente en los núcleos del Partido, comités de base de la UJC, secciones sindicales y demás organizaciones de masas, cobra primordial destaque por su alcance, Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista, material que define con pelos y señas qué tenemos que hacer para alcanzar los objetivos propuestos, además de la implementación de los Lineamientos.
No se trata de una simple lectura de las 32 páginas de sus cuatro capítulos y decir que el texto "está muy bueno y lo aprobamos en su totalidad", sino la valía reside en la apropiación que hagamos de sus conceptos en busca de perfeccionar la obra colectiva de manera consciente.
Con razón se dice que este constituirá el documento rector del Sistema Nacional de Planificación desde la óptica integral, porque sin ese principio de distribución socialista de las riquezas es imposible avanzar; pero se impone la necesidad de exigir a los empresarios y directivos del sector presupuestado por su cumplimiento en beneficio de los resultados finales y en consecuencia, remunerar salarialmente a los trabajadores.
He ahí la valía de su aplicación en los colectivos laborales desde el mismo momento en que es concebido el plan anual con los criterios obreros, sustentado en principios económicos inviolables: costos, ganancias, gasto de salario, ingresos, aportes fiscales, ahorro de recursos, innovación tecnológica, presupuesto... despojados del lenguaje financiamiento sin respaldo material, tan de moda en los análisis de últimos años.
El material en consulta ahora para su aprobación definitiva luego de las adiciones que "suban" desde la base deja de manera explícita lo que tiene que hacer cada cual en su puesto de responsabilidad para remontar a planos superiores lo esperado luego del Vll Congreso del Partido.

Si la letra y espíritu de estos textos son aplicadas consecuente no solo por la militancia, sino por toda la sociedad, incluida la familia de gran peso en el universo de temas en que toma parte en el día a día, no caben dudas de que los resultados vendrán; pero es un asunto no de unos pocos, sino con el esfuerzo mancomunado de la inmensa mayoría.
Por Freddy Pérez Pérez- Tomado de 26 Digital

Comentarios

Entradas populares