Registra Las Tunas resultados alentadores en la reforestación

La provincia de Las Tunas, celebrará el  5 de junio, el Día Mundial del Medio Ambiente, con la satisfacción de tener el 18,27 por ciento de su superficie cubierta de bosques, lo que constituía una vieja aspiración de todo el pueblo, especialmente de los trabajadores forestales.
Como promedio histórico, cada año el territorio crecía en apenas un 0,2 por ciento; pero, en esta oportunidad se reporta un incremento de 0.58 con relación al año anterior, cuando se alcanzó el 17,69 por ciento.

Eso fue posible por un mayor empeño de los responsables de la labor, la selección de las variedades que más se adaptan a las condiciones edafoclimáticas de la región y la búsqueda de alternativas para enfrentar la intensa y extensa sequía que afecta a los ocho municipios.
En los resultados que hoy exhibe la provincia inciden también las prácticas agroecológicas que favorecen el mejoramiento de los suelos, el riego directo, el desarrollo de las fincas forestales integrales y el uso de biocompost, humus de lombriz y otros fertilizantes orgánicos.
Durante los últimos años, se potencia la siembra de árboles autóctonos y protegidos por la Ley Forestal como la caoba, el dagame y el cedro, a la vez que se trabaja en la disminución paulatina de las especies exóticas invasoras; entre ellas el algarrobo de la India, la acacia y la casuarina.
Lo alcanzado hasta hoy alegra; pero, no es suficiente para un territorio considerado el más desértico del país y uno de los más deforestados de Cuba.
Se debe potenciar la vinculación del hombre al área y, seguramente, de esa relación se multiplicarán los ejemplares de especies maderables y frutales, que son fuentes de alimentos y otros recursos, además de convertir el dióxido de carbono en oxígeno y favorecer la ocurrencia de precipitaciones.
Durante una buena parte del siglo 20, en la actual provincia de Las Tunas había abundantes bosques tropicales, con plantas de hojas anchas y perennes, los cuales fueron disminuyendo por la acción del hombre, hasta convertirlos en vegetación de cultivo y pastizales.

Ahora el territorio necesita de todos, no para tener la floresta de hace 500 años, sino para aumentar paulatinamente nuestra superficie boscosa.

Comentarios

Entradas populares