Transformismo: el arte de ser dos

A propósito de la VIII Jornada contra la Homofobia y la Transfobia que se celebra aquí 26digital se acerca a la historia de un hombre transformista.
Se llama Edel y también Morena. Él es un muchacho trigueño, de pelo corto y cejas ralas; ella tiene cabello ensortijado y viste como una verdadera artista. Ser dos personas no le resulta tan complicado como a otros porque los tacones solo los luce sobre el escenario.
Le ofende el mal humorista que se burla de los homosexuales y es ti
ldado de transformista como él. "Lo nuestro es más, es bonito. Nada que ver con el nudismo o el show ofensivo que imagina la gente", dice. Aprende de los famosos, se supera, porque pretende regalar al público el espectáculo que merece.
Supo que en otras provincias se evalúa a colegas de su oficio. Los envidia, casi todos tienen sitio fijo para actuar y en poco tiempo contarán con un salario por hacer lo que aman. Él todavía no, aunque se siente profesional y ya no solo protagoniza actividades contra la homofobia. Con su experiencia ayuda a los demás, fundamentalmente a las féminas que se han incorporado al transformismo deconstruyendo otro esquema.

A veces es Edel y a veces Morena. Es un ser humano con imperfecciones y virtudes y con un sueño que es el de muchos: "Quisiera que se rompan todas las barreras, todos los estigmas que nos hacen la vida tan difícil".
Tomado de 26Digital

Comentarios

Entradas populares