La tuberculosis: detectable, tratable y curable

Entre ocho y nueve millones de personas se infectan cada año en el mundo por tuberculosis (TB), padecimiento que sufren en Cuba unas 700 personas cada calendario. La provincia de Las Tunas cerró el 2014 con una tasa de 6,8 enfermos por cada 100 mil habitantes (todos pertenecientes a algún grupo de riesgo) y aunque estadísticamente es un buen resultado, la Salud Pública no desfavorece la prevención ni el tratamiento de los contagiados.

Así precisa a 26 digital la doctora Onelis Núñez López, especialista en primer grado en Higiene y Epidemiología y responsable del programa de prevención y control de la TB, insistiendo en el cuidado individual y familiar, fundamental para que los galenos puedan remediar este mal a tiempo.
"La TB pulmonar tiene varias formas de presentación, entre las más frecuentes están la aguda catarral, que se presenta como un catarro común, con tos, expectoración y fiebre y otra más insidiosa con características adicionales: fiebre vespertina no necesariamente muy alta, sudoración nocturna, pérdida de peso y tos seca o con expectoración, que dura hasta tres meses", explica.
Según la especialista tras el análisis de dos esputos se produce el diagnóstico y de inmediato se procede a aplicar la prueba de tuberculina a todos los contactos del paciente, pues se contagia por vía respiratoria. La quimioprofilaxis resulta esencial para prevenir que la infección se extienda.
"En la actualidad la TB es totalmente curable con el adecuado tratamiento, que en nuestro país es gratuito. Este debe ser estrictamente chequeado por el personal de la Salud y es un proceso largo, de medio año de duración, pero muy efectivo. Ya en la segunda semana puede evitarse el contagio si todo marcha apropiadamente", argumenta.
Detectar, tratar y curar son tres pasos esenciales para borrar a este de la lista de males que aquejan actualmente a la humanidad, propósito que la Organización mundial de la Salud (OMS) planifica cumplir en el 2015. Celebrar hoy el Día Mundial de la Tuberculosis impone para la población mundial el reto de sumarse a ese combate.

En Cuba, la aspiración es continuar perfeccionando la atención médica que requiere el padecimiento y fundamentalmente educar a la población en el autocuidado, pues el acceso a las instituciones y los especialistas, que se reclama en otras latitudes, es aquí una asignatura vencida.

Comentarios

Entradas populares