El encanto renace a orillas del Atlántico

El pocito de agua dulce, dentro de las intranquilas corrientes que bañan el ambientado malecón, es uno de los tantos encantos que tiene la Villa Azul de Cuba, en el norte puertopadrense.
Único  de su tipo que se tenga conocimientos  a orillas del Atlántico, fue descubierto gracias al “ingenio” de una vaca –todas las mañanas bebía allí del indispensable líquido- es este sitio, motivo de obligada visita.
Durante años el brocalito, construido gracias a la sagacidad de un marinero, identificó el internacionalizado pocito, hasta la concreción de un proyecto no muy feliz, el cual cubrió por largo tiempo el encanto natural del lugar. Este tenía adaptado un molino que, al romperse, impidió la salida del agua del manto freático.
Fue entonces que se hizo pública  la acertada convocatoria para transformar el aclamado punto de la geografía villazulina. Y el resultado no pudo ser mejor: el arquitecto Sherly Pérez Ronda diseñó con maestría lo que hoy todos admiramos con beneplácito: un molino, símbolo de la ciudad, construido de piedra y cemento, y en su centro, de la manera más original posible, el increíble pocito.
Y ahí está para la posteridad, con el brocal profundo y las piedras moldeadas; con el agua dulcísima y con el orgullo de ser un privilegio que la naturaleza le entregó a esta orilla azul de brisas y cantos. Y ahora con este nuevo molino que le da vida  y  color a este sitio que es visitado anualmente por miles de personas.

Comentarios

Entradas populares