Protegen al carpintero churroso en Monte Cabaniguán

El carpintero churroso (Colaptes Fernandinae) es un ave rara, no solo por su escasa presencia en los campos de Cuba, sino además por sus hábitos poco comunes entre otras especies de la familia a la que pertenece.
En algunos lugares también se le llama Carpintero de la Tierra, por la costumbre de anidar en troncos caídos de árboles y el color pardo amarillento de su plumaje, insólito entre las aves de este tipo.

Se le ve raramente y gusta de habitar en las orillas de los bosques, sabanas con palmas y ciénagas. En Cuba está presente de la Sierra del Rosario, la Península de Zapata, zonas agrestes de la región central y en la costa sur del Oriente. De acuerdo con investigaciones de especialistas del Refugio de Fauna de Monte Cabaniguán, en Jobabo, aquí radica una de las poblaciones más importantes del país.
Cada año en el sitio se realiza el festival del carpintero Churroso, que tiene el objetivo de realizar acciones de educación ambiental en las comunidades colindantes con el área protegida, además de mostrar estudios y resultados de observaciones y conteos.
Richar Olano, especialista de la Delegación Provincial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, explicó que la observación, captura, pesaje y anillación de los ejemplares presentes en la zona, muestran una estabilidad en las poblaciones de estas aves, aunque algunas de ellas sufren una depredación desmedida por los cazadores furtivos, agregó el especialista.
Las investigaciones realizadas—explicó—determinaron que la incidencia de plantas invasoras como el marabú y la piña de ratón redujeron drásticamente el hábitat de esta ave endémica, razón por la cual se ha emprendido la recuperación de la vegetación de sabana, entre ellas las palmas.
Olano agregó que existen experiencias similares en otras áreas protegidas del territorio con poblaciones de flamencos, cateyes y yaguasas, aunque aún son insuficientes las investigaciones que se realizan para determinar su número exacto y nivel de amenaza.
En Cuba se han reportado 371 especies de aves, 28 de ellas endémicas y 29 amenazadas, según refiere el texto Aves de Cuba, editado en 2011 y considerado por la Sociedad Cubana de Zoología como uno de los libros más importantes de su tipo en el país.
En Monte Cabaniguán, mayor reservorio del cocodrilo acutus o americano en Cuba, también se realizan planes de reforestación con especies forestales y frutales autóctonas, en los que participan los miembros de la comunidad, vinculados al proyecto a través de clases de educación ambiental.
El Refugio de Fauna, ubicado al sur de Las Tunas, está considerado como un Área de Importancia para las Aves por la organización BirdLife Internacional (IBAs), debido a que en este sitio se ha logrado la protección de más de 130 especies.
IBAs tiene como objetivo asegurar la conservación a largo plazo de una red de lugares críticos para las aves y la biodiversidad a partir de la cooperación entre gobiernos y organizaciones ecologistas de todo el mundo.
Según un informe de la organización publicado en 2009, en Cuba existen 28 de estas zonas, las cuales brindan cobertura a 29 especies de aves amenazadas, tres de ellas en peligro crítico de extinción.
Tomado de 26 digital

Comentarios

Entradas populares