El reto de cubrir la Cumbre

Para cualquier colega resulta un inmenso privilegio ser parte de ese hormiguero de personas que con la fuerza de la imagen, de la voz y de la palabra impresa o digitalizada, hacen vibrar al mundo cuando ocurre determinado acontecimiento en el planeta. Cuba fue por toda una semana el centro del universo, y eso en gran medida por la labor de miles de de reporteros que con cámara en manos, grabadoras y frente a un ordenador cubrieron todas las incidencias de la XIV Cumbre del NOAL, celebrada en La Habana. En esa magna cita del Movimiento de Países No Alineados asistió para satisfacción de los colegas tuneros Mylenys Torres Labrada, reportera del Sistema Informativo de la Televisión Cubana. Vivir un foro de este nivel, sentirlo tan cerca en el corazón es para ella quizás algo único: “Fue reto, desafío y una oportunidad sin igual de disfrutar tan de cerca el protagonismo de mi país en el mundo y su capacidad de organizar encuentroscomo estos. También funcionó como una inyección a ese afán que vive el verdadero periodista de seguir ganando en oficio. “Al principio sufrí un tanto la decepción de no saberme incluida de llena en la actividad reporteril, pues me asignaron estar pendiente a los encuentros bilaterales que sostenían en el Palacio de la Convenciones importantes personalidades de la Revolución con los presidentes visitantes. Después comprendí que era una tarea de excepcional privilegio. Así es que comencé a disfrutar el ir y venir de los participantes y a usar óptimamente el tiempo para hacer pases en vivo para Cuba Visión Internacional y algún que otro reportaje. “Fue en uno de esos espacios que me cedió el programa de protocolo la posibilidad de acercarme a Chávez. Yo estuve muy cerca de él en el 2001 en Venezuela, pero esta vez avanzó a mí adivinándome las intenciones. -¿Y está muchacha que es? Pregunta. - Periodista. Le respondo. -¿De dónde? Insiste. - De la Televisión Cubana. Y ahí mismo entablamos un diálogo de aproximadamente 20 minutos con su mano en mi hombro y sus ojos concentrados en cada expresión. Sencillamente excelente. Dueña de un notable estilo y de una proyección televisiva admirable, combinada con su excelente voz, Mylenys reconoce que en la Cumbre no dejó de brillar nada, todo salió de maravillas. La presencia de Fidel se sentía a todas horas y en cualquier parte. “Haber estado allí le incorpora a uno mayor confianza y fe en el futuro.” Afirma

Comentarios

Entradas populares